Reseña Demasiado bueno para ser verdad de Kristan Higgins

12 septiembre 2018

38900392
Demasiado bueno para ser verdad
Kristan Higgins | Harlequin | 343 páginas | Tapa blanda con solapas | Cómprala aquí

Sinopsis:

Cuando el exprometido de Grace Emerson empezó a salir con su hermana pequeña, ella se dio cuenta de que había que tomar medidas. Para evitar que todo el mundo se obsesionara con su vida amorosa, Grace anunció que estaba saliendo con alguien. Alguien maravilloso. Alguien guapísimo. Alguien completamente inventado. ¿Quién era aquel don Perfecto? Alguien… diametralmente opuesto a su vecino, el renegado de Callahan O'Shea. Bueno, tal vez, alguien con su físico. Con su cuerpazo. Y con su fino sentido del humor. Con su inteligencia y su gran corazón.

Vaya. No. ¡Callahan O'Shea no podía ser el hombre perfecto para ella! No, teniendo en cuenta su desagradable pasado. Entonces… ¿por qué le parecía tan idóneo el hombre equivocado?



Kristan Higgins vive en una pequeña localidad de Connecticut que cuenta con una bonita biblioteca, una feria agrícola magnífica, gente encantadora y poco más. Tiene dos hijos maravillosos que le proporcionan entretenimiento seguro y a un valiente bombero por marido que es, además de lo evidente, un cocinero excelente. Trabajó como redactora hasta que fue madre. Entonces, empezó a escribir relatos de ficción en cuanto tuvo la suerte de que sus hijos se echaran la siesta a la vez. Desde luego, escribir le resultaba mucho más gratificante que recoger la colada,así que decidió entonces ponerse a trabajar en su primera novela. En 2008 ganó el premio Romance Writers of America's RITA® de novela romántica.


No soy imparcial en lo que a las novelas de Kristan Higgins se refiere. Todas las que he leído me han encantado en mayor o menor medida. Me encanta su humor sarcástico del que hace uso en todas sus historias; todavía no he encontrado otro autor o autora que haya conseguido hacerme reír lo mismo que ella nada más empezar una de sus novelas. Asimismo, el romance que invade a todos sus personajes y lo adorables que se vuelven todos, consiguiendo hacerse un huequecito en los maltrechos corazones de sus lectores me resulta irresistible. Sí, quizás me falta que su animal favorito sean los gatos y estos sean los que aparezcan en lugar de los perros (porque es común en todos los libros de Higgins que todos sus protagonistas tengan un perro), pero lo dejaré pasar porque también me gustan los perros.

5024334En Demasiado bueno para ser verdad tenemos a Grace Emerson, una profesora de historia de instituto experta en la guerra de secesión. Grace es una de esas personas demasiado buenas y altruistas para esta sociedad. Al contrario de lo que creía que me pasaría al encontrarme con un personaje con este carácter, ha sido alguien hacia el que he sentido un cariño especial, en el sentido que yo me hubiese comportado con ella de forma un poco protectora porque en ocasiones me recordaba a mi hermana por su forma de ser. Grace es, además, una chica un tanto ingeniosa y peculiar, ya que para evitar preguntas incómodas sobre su vida personal, recurre a algo que lleva haciendo desde siempre: inventarse novios imaginarios. 

Grace ha vivido una experiencia un tanto traumática en su vida amorosa: el chico que creía que era el amor de su vida la deja poco antes de casarse ¡y la sustituye por su hermana pequeña! Para más inri, a Grace la invitan a su boda y todo, como si fuese lo más normal del mundo.

A esto que Grace, que es un amor de persona y se da cuenta del momento exacto en el que ambos se enamoran locamente el uno de la otra, no es capaz de odiar a ninguno de los dos porque adora a su hermana pequeña y tampoco está en su naturaleza el hacer daño ni a una mosca. Ver a Grace pasar por esta situación hace que cualquiera pueda sentir cierta simpatía hacia ella, os lo aseguro.

Y aquí es cuando aparece el héroe que todos esperamos; ese chico que conseguirá que Grace salga de ese bache con nuevo novio imaginario incluido en el que se ha metido y del que parece que esta vez le va a costar un poco más salir. Aunque en este caso… no parece ser el típico chico en el que Grace se fijaría.

17838411Callahan O’Shea entra en escena como el vecino de Grace. Y sus encuentros son hilarantes. Desde la primera vez que se encuentran, cualquiera puede darse cuenta de que estos dos no van a vivir situaciones muy normales juntos. Callahan no es el chico perfecto que Grace siempre ha buscado, pero tiene algo que la hace volverse loca. Casi literalmente. Los momentos más divertidos y los encuentros tan extravagantes que viven estos dos personajes son lo que más me ha hecho reír de esta novela.

Y… dejaré de hablar de la trama por ahora porque a partir de aquí es cuando más vale la pena que descubráis por vosotros mismos qué es lo que esta novela tiene por ofreceros.

Las novelas románticas de Kristan Higgins siguen unos mismos patrones de forma general, pero sorprendentemente no por ello llegan a resultar repetitivas o aburridas. Todas comparten esa protagonista femenina que ha pasado por algo un tanto estrambótico y necesita seguir adelante; un chico por el que la protagonista acaba babeando (y los lectores junto a ella); un perro monísimo (o no tan monísimo) que acompaña a la protagonista; unas familias muy peculiares que siempre acompañan a la protagonista de una forma u otra; detalles muy precisos sobre los pueblos o ciudades en los que viven los personajes… como os digo, son elementos que siempre pueden encontrarse en todas sus novelas, pero que al contrario de lo que puede parecer, yo siempre acabo a la espera de conocer cómo van a ser en cada ocasión.

Eso es quizás lo más curioso de todo: incluso manteniendo unos patrones bastante claros en todas sus novelas, siempre consigue que estas tengan unos personajes con vida propia. Grace y Callahan no se parecen a ningún personaje anterior que la autora haya creado. Y las familias, porque si alguna vez habéis leído a Kristan Higgins sabréis que la familia es un elemento al que se le da mucha importancia, tampoco.

Así que a modo resumen e intentando no haberos aburrido con mi emoción extrema: Demasiado bueno para ser verdad es una novela que necesitan tener en cuenta los amantes de los romances divertidos y desenfadados; pues es una historia de esas que hacen pasar un buen rato y dejan un buen sabor de boca tras haberla terminado. Si en algún momento os encontráis que no sabéis qué leer, pero necesitáis una lectura divertida, romántica y un tanto alocada, ¡no lo dudéis!

¡¡Nos leemos!!

4 comentarios:

  1. Hola, a este libro le tengo muchas ganas, en general a la autora. Gracias por la reseña, nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es de mis autoras favoritas, ¡espero que la leas algún día y te guste!

      Eliminar
  2. Lo acabo de añadir a mi lista de lectura, me ha llamado mucho la atención la sipnosis y la reseña me acaba de convencer totalmente.
    Te invito a pasarte por mi blog.
    http://milirio.blogspot.com/
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver qué te parece cuando lo leas ;)

      Eliminar