¿Crisis lectora? ¿Eso qué es? ¿Se come?

27 mayo 2017

Hola holaaaaaaaaaaa


Quizás alguien haya notado (o quizás no y a lo mejor solo me doy cuenta yo) que últimamente el blog tiene menos actividad de lo habitual. Soy muy consciente de ello. Demasiado. El problema está en que llevo una temporada en la que me cuesta mucho leer, escribir, reseñar, incluso emocionarme como una niña con zapatos nuevos tal y como hacía antes con solo ver un libro y no creo que seguir escribiendo en el blog cada día, obligándome a hacerlo, sea lo más adecuado para mejorar la situación.

Puede que sea un poco irónico que esté escribiendo en estos momentos, explicando precisamente que me cuesta un mundo escribir, pero es la mejor manera que tengo de expresarme y necesito hacerlo así. 

Tengo el blog porque adoro leer y comentar todo lo que voy leyendo con vosotros. Es una de mis mayores pasiones desde hace años. Pero tal y como suele pasarnos a la mayoría que leemos mucho y encima en muy poco tiempo, hay veces en las que nuestra mente nos dice STOP y nos envía un mensaje de odio contenido por todo el cuerpo cada vez que intentamos leer. 

Una crisis lectora es el temor de todo lector y nadie elige cuando viene. Ahora, lamentablemente, me ha vuelto a tocar sufrirla a mí. 

Me cuesta horrores engancharme a un libro últimamente, incluso aunque me esté gustando un poquito. Voy en el autobús y en lugar de ponerme a leer, me quedo mirando el paisaje y viendo la vida pasar. ¡Yo, que odio el quedarme quieta y no hacer nada útil o ni que sea aprovechar el tiempo con cualquier tontería! 

Ahora, por ejemplo, estoy leyendo Vencer al dragón y por fin, tras incluso obligarme a mí misma a leer, estoy volviendo a sentir de nuevo esa chispita que me recuerda lo muchísimo que me ilusiona y emociona hacerlo. El libro es muy bueno, pero el que me haya costado tanto comprenderlo es demasiado y además, es algo que me está pasando desde hace apenas dos días. 

Llevo una buena temporada que leo, pero sin emocionarme tanto como antaño y eso me rompe. Me mata el no tener ganas ni de pasarme por una librería. Me mata el quedarme mirando las novedades de estos meses y solo encontrarme un par de libros que diga que quiero leer; que me ponga a escribir la entrada de la sección de los jueves y me cueste una vida encontrar un libro que añadir en la lista de libros que quiero leer porque sinceramente, no me apetece leer prácticamente nada. Y si hay algo que me apetece, soy capaz de leérmelo en un día y volver a mi apatía lectora diaria. 

Es por ello que no, no pienso cerrar el blog, ni siquiera se me pasa por la cabeza el hacerlo, pero tampoco quiero que cunda el pánico si de repente no van apareciendo entradas todos los días, sino en días muy muy salteados. Si solo aparece publicada una reseña a la semana (porque le he puesto ganas y empeño y he conseguido escribir una con mucho esfuerzo) es completamente normal. 

Voy a intentar hacer todo lo posible por seguir publicando ni que sea una entrada a la semana, eso seguro. Pero el seguir obligándome a hacerlo casi cada día, como llevo haciendo desde hace un tiempo, es engañarme a mí misma y a vosotros también. Y si necesito desconectar durante una temporada para volver con las pilas cargadas, el cerebro repleto de nuevas ideas y con ganas de llevar a cabo todos esos proyectos que tengo en mente desde antes del sexto aniversario del blog, ¡lo haré!

Mientras tanto, seguiré así un poquito más hasta superar esta crisis lectora... 



Nos leemos!!


8 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Jo, yo creo que todos te entendemos porque todos hemos pasado una crisis lectora en algún momento de nuestra vida y fastidia, pero bueno... al final pasa y las ganas de leer vuelve con más ganas que nunca, así que es cuestión de tiempo :')

    Yo entiendo todas esas sensaciones que comentas de querer leer muchísimos libros y no tener ganas, de ocupar el tiempo haciendo otras cosas en lugar de leer... pero bueno, lo importante es disfrutar de la lectura y si hay que hacer un parón durante un tiempo, se hace ^^

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Estoy como tú. Tengo bastantes libros pendientes por leer... y no sé qué me pasa que no consigo animarme a leer ninguno; es empezar las primeras líneas y entrarme una apatía... ufff, a ver si lo supero pronto. Un saludo desde Las historias de Sartre

    ResponderEliminar
  3. ¡Ánimo chiki!!! Ya había notado que estabas un poco "apagada" últimamente... Espero que se te pase pronto porque me encantan tus arranques de frikismo exaltado :D :D
    Besineeeees!!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Te entiendo perfecto! Y yo creo que muchxs de blogger lo entenderán también. La cosa es que te relajes, veas pelis, hagas un paseo, o leas algo que no sea precisamente novela... así a veces me tomo un respiro y vuelvo súper renovada... lo que sí, es que cuando se me quitan las ganas de reseñar, pues me centro en lo que más disfruto que es leer y compartir lecturas aunque no sea precisamente en el blog sino en otras redes o con los amigos.

    Espero que pase pronto la crisis.

    ¡Abrazote!

    ResponderEliminar
  5. A mí me pasa algo parecido. Tengo muchas ganas de leer (y mogollón de libros donde elegir), pero apenas consigo leer. Entre la universidad y el trabajo me falta tiempo en el día, y ya no digamos reseñas libros... Si consigo hacer dos reseñas al mes, me doy con un canto en los dientes.
    El blog no es una obligación, tú a tu ritmo y seguro que vuelves a tener ganas de leer. Tan sólo necesitas un descanso para disfrutar de la vida y dedicarte a otras cosas. Ánimo!
    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  6. Como todo, son etapas, hay que seguir el ritmo que te pida tu mente para leer. Yo la verdad es que cuando llega el poco espacio que me queda para leer, estoy tan cansada que ni me apetece ... Así que llevo un tiempo leyendo con mucha calma y en cuanto al blog publico cuándo y cómo me apetece. Espero que vuelvas pronto con la chispa lectora =)

    ResponderEliminar
  7. Aquí otra que está igual T_T

    ResponderEliminar
  8. Hola, no conocía tu blog, pero desde ahora ya tienes una nueva seguidora.

    Es horroroso cuando te bloqueas, pero ánimo, con el tiempo se pasa y tal como vino el bloqueo se va. Tú a tu ritmo y no te agobies.

    Si te apetece conocer mi blog te espero en: Bibliotecaria recomienda…

    ResponderEliminar

¡Sentíos libres de comentar a placer! Ya sabéis que todos vuestros comentarios son bienvenidos (excepto los dañinos, el spam y derivados, a los que eliminaré con una sonrisa maliciosa en la cara).