Reseña Lady Susan / Los Watson de Jane Austen

18 enero 2017

Lady Susan / Los Watson
Autora: Jane Austen
Editorial: 
Alba Editorial
ISBN: 
97884-90650851
Páginas: 
184
Edición: 
Tapa blanda con solapas

Sinopsis:

Este volumen reúne dos piezas de Jane Austen no publicadas durante su vida, y Los Watson, que no sólo confirman sus cualidades como novelista, sino que constituyen una lectura deliciosa por derecho propio.

En Lady Susan (escrita probablemente hacia 1793-1794), una viuda inteligente y bella, pero con pocos escrúpulos, pretende que su hija se case con un hombre al que detesta. Ella, por su parte, quiere a un tiempo atraer los favores del hermano de su cuñada y conservar a su antiguo amante. En Los Watson (1804), primera parte de una novela incompleta, la protagonista, una joven llamada a recibir una sustanciosa herencia pero despojada de ella, se debate entre un rico pretendiente y otro con menos medios económicos.

Todos los aficionados a las novelas de Jane Austen podrán apreciar en estas breves piezas la vitalidad y el ingenio característicos de la autora.

Jane Austen nació en 1775 en Steventon (Hampshire), séptima de los ocho hijos del rector de la parroquia. Educada principalmente por su padre, empezó a escribir de muy joven, para recreo de la familia, y a los veintitrés años envió a los editores el manuscrito de La abadía de Northanger (ALBA CLÁSICA núm. VII), que fue rechazado. Trece años después, en 1811, conseguiría publicar Juicio y sentimiento (ALBA CLÁSICA núm. LXXXVI), a la que pronto seguirían Orgullo y prejuicio (1813; ALBA CLÁSICA MAIOR núm. XLVI), Mansfield Park (1814; ALBA CLÁSICA núm. I) y Emma (1816; ALBA CLÁSICA MAIOR núm. XLIX), que obtuvieron un gran éxito. Después de su muerte, acaecida prematuramente en 1817, y que le impidió concluir su novela Sanditon, aparecería, junto con la inédita La abadía de Northanger, Persuasión (1818; ALBA CLÁSICA núm. VIII).  

Satírica, antirromántica, profunda y tan primorosa como mordaz, la obra de Jane Austen nace toda ella de una inquieta observación de la vida doméstica y de una estética necesidad de orden moral. «La Sabiduría –escribió una vez- es mejor que el Ingenio, y a la larga tendrá sin duda la risa de su parte.»

No suelo reseñar clásicos en el blog porque siempre tengo la sensación de que éstas nunca van a estar a la altura, por mucho que lo intente, del libro que quiero reseñar. Pero teniendo en cuenta de que con este libro he tenido diversas “primeras veces” y que Jane Austen es la autora de mi libro favorito, me da que una más no va a estar de más. 

Era una de mis tareas pendientes el leer una novela epistolar alguna vez en mi vida y qué menos que empezar a hacerlo leyendo a mi querida Austen y su no tan querida para mí, Lady Susan. No os mentiré, al principio me ha resultado rarísimo. Es difícil conocer bien a unos personajes cuando solo lees de ellos a través de unas cartas en las que te ves influido por la opinión del escritor de dichas cartas y además, incluso conociéndolos de antemano, tenía un lío importante de personajes. Eso sí, ha conseguido gustarme mucho más una vez he conseguido perder esa sensación de rareza y me he ido acostumbrando a ella. 

También admito haber cometido una especie de pecado lector, pues esta es una de las únicas veces en las que he visto primero la película y luego he leído el libro. No tengo excusa. Me encontré la película delante de mis narices y no me quedó otra que verla y dejar el libro para más tarde cuando consiguiese hacerme con él. Lo peor es que la película de Lady Susan (Amor y Amistad) y la repulsa que me produjo su protagonista no es normal. Era tal, que mis sentimientos todavía estaban a flor de piel al empezar la novela y mi antipatía hacia ELLA, Lady Susan, no ha hecho más que crecer sin parar a medida que leía. 

A todo esto no es que Lady Susan sea un mal personaje. Es una mujer tan mentirosa, manipuladora, aprovechada y mezquina que además de repulsa, también ha sido capaz de crearme admiración. Es capaz de hacer bailar a su son a quien ella gracias a la labia que tiene. Que sea capaz de mantener una relación con un hombre casado en las narices de su esposa, sin que nadie sea capaz de darse cuenta de absolutamente nada, y a su vez intente que su propia hija se case con un hombre con la mentalidad de un ladrillo solo por su propio beneficio, es digno de admirar. ¿Y si alguien se da cuenta? Entonces todo es un malentendido o quien se ha dado cuenta está loco. Y lo peor es que consigue que todo el mundo a su alrededor se crea sus mentiras. No sabía si quería matarla o darle una palmadita en el hombro por su buen trabajo. 

Y tras esta novela tan intensa, vienen Los Watson. Es una lástima que sea una novela inconclusa, pues por la forma en la que empieza todo y por cómo la hermana de Jane Austen, Cassandra, dice a través de un epílogo la forma en la que Jane tenía la intención de terminarla, estoy segura de que me habría encantado. 

En definitiva, Lady Susan es una novela que debes leer si realmente quieres saber lo que es sentir odio y admiración hacia un personaje literario y no poder entrar en el libro para darle su merecido, mientras que Los Watson es un claro ejemplo de la brillantez de Jane Austen. Me duele en el alma que no pudiese terminar la novela. 


Nos leemos!!

¿Tienes algo que decir?

Publicar un comentario

¡Sentíos libres de comentar a placer! Ya sabéis que todos vuestros comentarios son bienvenidos (excepto los dañinos, el spam y derivados, a los que eliminaré con una sonrisa maliciosa en la cara).