Y por el Día internacional del beso, una de besos literarios❤

14 abril 2016

Hola holaaaaaaaaa

Sí, voy con un día de retraso, pero como ayer ya había publicado la reseña cuando caí (para que veáis lo mucho que planeo las cosas con antelación...) no me parecía bien publicaros esta entrada seguida. Pero como lo que voy a poner hoy es tan bonito, me perdonaréis, ¿verdad?

No me negaréis que para cualquier romántico que se precie, ese momento del primer beso o incluso uno que no sea el primero, pero que tenga un nivel de intensidad parecido o incluso superior, es muy importante dentro de un libro. A veces, la frustración que puede causar a un lector el estar esperando por un beso que nunca llega o que cuando llega, decepciona, es incluso peor que un final horrendo. Sí, sabéis que es verdad, no intentéis negarlo para quedar bien... 

Es por eso que he pensado, que ya que el 13 de abril es el Día internacional del beso, podría celebrarlo aquí de una manera especial: recordando algunos de los besos que más me han gustado en los libros. (Mi problema viene cuando a veces no me pongo ningún post-it en los libros y tengo que estar buscando como una loca a ver si los encuentro). Pero en fin, como podréis ver, mi búsqueda ha tenido sus frutos... ¡Atención a los posibles spoilers!

Para que me entendáis, primero os pondré un fragmento un poquito largo, pero muy frustrante, protagonizado por Cassie y Ethan de Maldito Romeo de Leisa Rayven. No tiene ningún desperdicio y la pasión que desprende el momento es casi, CASI, incluso mejor que el beso...

El (casi) beso más frustrante del año...


Cuando su cuerpo roza el mío, noto un repentino movimiento. Abro los ojos y me lo encuentro delante de mis narices, escrutando mi rostro. Me da la sensación de que, como no pare, mi piel va literalmente a arder en llamas.  

—¿Cómo es posible? —pregunta en voz baja.  

—¿El qué?  

Al avanzar hacia mí sin dejar de mirarme, pego la espalda a la puerta de mi ropero.  

—¿Cómo es posible que nunca hayas…, que ningún hombre te haya…?  

Quiero que termine la frase, pero él se limita a clavarme la mirada con gesto incrédulo.  

—Es un puto crimen que jamás te hayan besado como es debido.  

Me fijo en su pecho. Se mueve agitado. El mío también.  

Cierro los ojos.  

—Pues hazlo tú. —Se me escapa, pero no quiero retirarlo—. Enséñame cómo deberían besarme.  

Abro los ojos y le veo con la mirada clavada en mí con tal intensidad que me corta la respiración.  

Por un momento se queda inmóvil y a mí me dan ganas de trepar por la pared para huir de mi tremenda vergüenza. Pero entonces se inclina tan despacio que apenas da la impresión de estar moviéndose. Me da la sensación de haber dejado de respirar porque me duele el pecho. Hasta este momento no era consciente de lo mucho que deseaba que me besara, pero ahora hasta la última célula de mi cuerpo lo anhela. Siento un hormigueo de intensa anticipación en todo mi ser.  

Holt tiene el semblante serio. La mirada oscura e inquisitiva. Sus manos se posan en mis caderas y, a medida que sus dedos aprietan y sueltan con movimientos irregulares, me dejo caer contra la puerta.  

Finalmente inspiro; ahora se halla tan cerca de mí que aspiro su aliento cálido y dulce.  

Va a pasar. Oh, Dios, por favor, que pase.  

Cierro los ojos y entreabro los labios casi llorando ante la expectativa de tener su boca sobre la mía.  

Pero entonces todo se detiene. Su aliento deja de envolver mi cara y sus cálidas manos se despegan de mi cuerpo.  

—¿De verdad crees que después de leer todo eso hay alguna posibilidad de que pueda darte un puto beso? —pregunta en tono cortante—. Por Dios, Taylor, ni siquiera soporto estar en la misma habitación que tú.

¡Oh vamos, Ethan! ¿Tanto te costaba darle el beso? Solo con releer este fragmento, me han entrado ganas de volver a leer el libro... grrrrrrrr

Para quitar ese regustillo amargo que deja un (casi)beso tan deseado, lo mejor es vivir en primera persona un primer beso muy esperado y bonito, cargado de mucha tensión sexual. Los protagonistas son Tessa y Cole de Bad Boy's Girl. Te odiaré hasta que te quiera de Blair Holden. 

El primer beso con una apabullante tensión sexual detrás... 


Cualquier pensamiento, cualquier movimiento que tuviera planeado se desvanece en cuanto los labios de Cole tocan los míos. Son todo lo que había imaginado y más, suaves pero con la rugosidad exacta para que, al movernos, la sensación de fricción sea deliciosa. Cierro los ojos y siento que me acaricia una, dos veces y luego un par más hasta que estoy a punto de suplicar. Sus manos siguen sujetándome la cabeza y me da miedo moverme porque, si lo hago, podría cargarme este momento tan increíble, tan mágico, tan alucinante.  

Y, de repente, sucede. Sus labios rozan los míos con algo más de presión y yo respondo al instante. No sé qué estoy haciendo, pero he visto suficientes películas como para hacerme una idea general. Nuestros labios se mueven al compás y es como si alguien estuviera lanzando cohetes debajo de mis párpados. Dios, qué sensación. ¿Por qué no lo hemos hecho antes? Cole lleva meses aquí, podríamos haber empezado antes. La cantidad de tiempo que he perdido haciendo el imbécil cuando podría haberlo dedicado a morrearme con el tío que mejor besa de la historia de la humanidad.

Son más monos estos dos...❤

Pero como no hay dos sin tres, mi tercera elección de besitos de hoy, pertenece a un libro maravilloso que ha pasado a formar parte de mi top favoritos de entre los más favoritos. Este libro es todo él para morirse de amor. Me hizo reír, llorar y una mezcla de ambos; frustrarme, escandalizarme, enamorarme de nuevo y bufffff... Me cuesta incluso llegar a expresar lo muchísimo que me llegó este libro.

No os puedo poner todo el libro, pero sí que os dejaré con un precioso fragmento que contiene un primer beso con un toque de prohibición y despedida. Sydney y Ridge de Tal vez mañana de Colleen Hoover, le dan un nuevo significado a esta frase.

El beso prohibido...

«Dices que está mal, pero es muy bonito.» 

No existe otra forma de describir lo que siento. Sé que está mal la forma en que pienso en ella y lo que ella me hace sentir, pero no hago más que luchar contra lo bonito que me parece estar con Sydney. 

Ya no canta. Aún tengo la mano apoyada en su garganta y ella continúa con el rostro vuelto hacia mí. Subo un poco la mano, hasta rozarle la mandíbula. Paso un dedo por el cable de los auriculares y se los quito. Bajo de nuevo los dedos hacia su mandíbula y, poco a poco, le paso la mano por detrás de la nuca. Mi mano se adapta tan perfectamente a la forma de su nuca que es como si estuviera hecha para sujetarla así. Muy despacio, la atraigo hacia mí y ella vuelve ligeramente el cuerpo en mi dirección. Mi pecho y el suyo se encuentran y experimento una fuerza tan poderosa que todo mi cuerpo pide a gritos que lo funda con el suyo hasta el último rincón. 

Ella me acerca las manos al cuello y, muy despacio, me apoya las palmas en la piel para después subir los dedos y hundírmelos en el pelo. Tenerla tan cerca hace que me sienta como si hubiéramos creado nuestro propio espacio privado, como si el mundo exterior no pudiera entrar aquí ni nuestro mundo interior pudiera salir. 

Noto su aliento en los labios y, aunque no puedo oír su respiración, me imagino que debe de sonar igual que cuando percibo el latido de un corazón. Apoyo la frente en la suya y algo, una especie de murmullo, me surge de lo más hondo del pecho y me sube hasta la garganta. El sonido que siento brotar de mis labios hace que Sydney abra la boca, como si quisiera contener una exclamación, y la forma en que separa ligeramente los labios me impulsa a cubrirlos con los míos de inmediato en busca del alivio que anhelo con tanta desesperación. 

Y alivio es exactamente lo que obtengo cuando nuestros labios se unen. Es como si de repente liberara todos los sentimientos reprimidos y negados que ella me inspira y consiguiese respirar por primera vez desde que la conozco. 

Ella sigue acariciándome el pelo con los dedos y yo le sujeto la nuca con más fuerza, la atraigo hacia mí. Deja que mi lengua se deslice en su interior y busque la suya. Su cuerpo es cálido y suave, y las vibraciones de sus gemidos empiezan a abandonar su boca para perderse directamente en la mía. 

Cierro muy despacio los labios sobre los suyos, pero enseguida vuelvo a abrirlos y repetimos el beso, aunque esta vez con menos titubeos y más desesperación. Sus manos me recorren la espalda y yo dejo resbalar una de las mías hasta apoyársela en la cintura, mientras exploro el interior de su boca y nuestras lenguas inician una increíble danza al ritmo de una canción que sólo nuestras bocas oyen. La desesperación y la velocidad con que nos dejamos llevar por este beso deja claro que ambos intentamos obtener lo máximo del otro antes de que termine este momento. 

Porque los dos sabemos que tiene que terminar.

¿Son bonitos o no son bonitos los primeros besos? Hay muchos más que podría enseñaros, pero al final he optado por estros tres. Sé que seguro que habrá algunos que vosotros consideraréis mejores y que no están aquí, pero podría pasarme la vida seleccionando fragmentos de libros con primeros besos preciosos y no acabaría nunca. 

Pero como no me gusta ser la única que aporte mi opinión y sabéis que me gusta conocer la vuestra, ¿hay algún primer beso de un libro que queráis compartir con el mundo? ¡Dejadlo en los comentarios para que muera de amor yo también! 

Y a pesar de que fue ayer, ¡Feliz día internacional del beso!



Nos leemos!!


15 comentarios:

  1. ¡Feliz día de los besos con un día de retraso! jaja
    Te sigo y te leo desde http://lacajadej.blogspot.com.es/ :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasa nada, ¡todos los días deberían ser el día de los besos! xD

      Eliminar
  2. Hola^^
    Pues no puedo opinar sobre estos besos ya que no he leído los libros pero la entrada me ha gustado mucho la verdad.
    PD: ¡Feliz día del beso! (Con retraso, pero bueno):
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Graciaaaas! Quería hacer algo diferente a lo habitual y me ha llevado un rato no te creas jajajaj

      Eliminar
  3. El único libro que leí fue Tal vez mañana, y es una pareja tan adorable y con una química tan buena que todos sus besos son perfectos xD

    Un besito jejeje ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A que sí? Son taaaaaaaaaaaaan monooooooooooooooooooos♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

      Eliminar
  4. Hola!
    El único que me llama de los que has mencionado es el de Colleen Hoover que espero poder leer pronto.

    Un beso guapísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de los más cucos que he leído. Me llegó demasiado dentro este libro... ♥

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. jijijiji ¡gracias! Tengo que hacer más entradas así :')

      Eliminar
  6. Que entrada mas bonita y preciosa jejeje La verdad es que me ha gustado mucho y es una gran idea.
    Genialosa <3

    ResponderEliminar
  7. Madre mía!!! Quiero leer los tres *-*, especialmente Tal vez mañana, aunque Maldito Romeo también me llama mucho la atención.
    Me ha encantado la idea ^^
    th3readersdiary

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los tres son geniales >_<
      Eso sí, Tal vez mañana es una libro especial. Tiene ya su rinconcito en mi corazoncito♥

      Eliminar
  8. Que escenas tan bonitas <3
    La de "Maldito Romeo" me dejó tal frustración que voy a buscar el libro en digital para leerlo, eso no puede acabar ahí, no señor.

    ResponderEliminar

¡Sentíos libres de comentar a placer! Ya sabéis que todos vuestros comentarios son bienvenidos (excepto los dañinos, el spam y derivados, a los que eliminaré con una sonrisa maliciosa en la cara).